N a t u r a l e z a s

 

HIERBAS

HIERBAS

1992. Grafito sobre papel. 41,5 x 30 cm

SIEMBRA

SIEMBRA

1996. Hierro lacado, madera y tierra. 50 x 50 x 50 cm.

LA MITAD ESCONDIDA

LA MITAD ESCONDIDA

1996. Hierro lacado y madera teñida. 19 x 15 x 52 cm.

CRECIMIENTO

CRECIMIENTO

1997. Hierro lacado, madera y tierra. 50 x 15 x 20 cm.

DISEMINACIÓN

DISEMINACIÓN

1997. Óleo sobre tabla y hierro lacado. 100 x 100 cm.

PÓLEN  II. Detalle

PÓLEN II. Detalle

1997. Óleo sobre tabla y hierro lacado. 64 x 40 x 13 cm

ARQUITECTURA VERDE

ARQUITECTURA VERDE

1998. Grafito sobre papel. 16 x 50 cm c/u

ESTUDIO DE FRUTO

ESTUDIO DE FRUTO

1998. Óleo sobre tabla y grafito. 25 x 25 cm.

COLIBRÍ. Detalle

COLIBRÍ. Detalle

2000. Hierro lacado. 160 x 30 x 18 cm

EN LAS RAMAS

EN LAS RAMAS

2001. Hierro lacado. 140 x 50 x 40 cm

LO QUE DEJÓ LA MAREA

LO QUE DEJÓ LA MAREA

2004. Óleo sobre tabla. 150 x 50 cm

BROTE. Detalle

BROTE. Detalle

2005. Hierro lacado. 135 x 15 x 15 cm

CICLÁMENES

CICLÁMENES

2006. Aguafuerte, aguatinta y hioerro. 25 x 53,5 cm

VIENTO

VIENTO

2008. Hierro lacado. 120 x 55 x 168 cm

 


Floraciones, brotes, tallos, crecimientos, vuelos... La delicadeza de estos momentos efímeros queda plasmada, como si el tiempo se parara, en sutiles piezas en las que Cristina Almodóvar proyecta su espontánea capacidad de obsevación. El uso directo del hierro, a la vez duro y sensible, junto a la precisión en el dibujo, caracterizan las obras iniciales de la autora, en las que encuentra su propio lenguaje plástico. Son piezas que podrían definirse como "haikus", poesías visuales en las que concentra el deslumbramiento que la Naturaleza le produce.